Sala de Prensa Municipalidad de Nacimiento

Previous Next

Alcalde Inostroza se sumó a preocupación de la ACHM por nuevos medidores de consumo eléctrico

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Frente al debate público relacionado con la instalación de nuevas tecnologías aplicadas a la medición del consumo eléctrico domiciliario, el alcalde Hugo Inostroza se sumó a la Declaración Pública emitida por la Asociación Regional de Municipalidades (ACHM), de la cual es su vicepresidente.

El texto dado a conocer a los medios de comunicación indica que “no se discuten las posibles bondades de la renovación tecnológica en este y otro tipo actividades, ya que todo avance que permita y facilite un mejor servicio a las comunidades es siempre bienvenido”.

Sin embargo, “el tema en cuestión es a quién le corresponde asumir el costo de proveer e instalar esta nueva tecnología, y por el momento como alcaldes no permitiremos la instalación de medidores inteligentes, mientras no se haga un estudio claro y concreto respecto a este tema, principalmente porque no queremos cobros abusivos para nuestros vecinos.”

De manera particular, el alcalde Inostroza señaló que “acordamos como directorio y en nombre de los alcaldes expresar nuestra preocupación por estos medidores por los cuales tendrán que hacerse cargo la ciudadanía, con lo cual no estamos de acuerdo. Lo que planteamos es que la aplicación de esta ley se pueda postergar, y solicitar a la vez una reunión con la Comisión de Energía de la Cámara Baja para plantear nuestra preocupación sobre algo que consideramos es improcedente”.

OTROS ASPECTOS DE LA DECLARACIÓN PÚBLICA

El documento también señala que, de acuerdo a lo que públicamente ha reconocido el director ejecutivo de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo y la ministra de Energía, los nuevos aparatos denominados “medidores inteligentes” serán de propiedad de las empresas eléctricas existentes en el país a un costo individual aproximado de $ 87.000.- para más de seis millones de clientes, lo que bordearía una inversión privada cercana a los mil millones de dólares hacia el año 2025, fecha en cada uno de los hogares de Chile debiese estar conectado a esta nueva tecnología de medición del consumo eléctrico.

Ambas autoridades, una del mundo privado y la otra del mundo público, han manifestado que no existirá cobro pormenorizado respecto de ningún ítem relacionado con estos medidores inteligentes. En otras palabras, dejará de existir el ítem “arriendo de medidor” en las boletas de cobro de consumo eléctrico domiciliario.

Lo que no se dice con toda claridad es que el cobro asociado a este proceso de renovación tecnológica ya está implícito en lo dispuesto por la nueva normativa tarifaria aprobada en Septiembre de 2018, esto es, que a cada uno de los usuarios de energía eléctrica le corresponderá cancelar entre $ 200.- y $ 300.- mensuales durante 7 años, para financiar los aparatos inteligentes de medición a los que hemos hecho mención.

Dicho en otras palabras, ya no se cobrará el ítem “arriendo de medidor” porque el costo de los nuevos medidores forma parte de la tarifa básica que cada empresa facturará a sus clientes. Con un agravante: los nuevos aparatos no serán de propiedad de quien los cancela (el cliente) sino de la empresa eléctrica que presta el servicio.

Es decir, los nuevos medidores son y serán pagados por todos y todas nosotros(as) a beneficio total y absoluto de las empresas eléctricas.

La declaración reitera que los alcaldes de la región de Bío Bío solicitarán formalmente al Ministerio de Energía y Superintendencia respectiva el cese del proceso de renovación de los medidores de consumo eléctrico, hasta que no esté totalmente claro que ese proceso será asumido a total costo de las empresas distribuidoras de electricidad y que el nuevo sistema no redundará en alzas tarifarias para los clientes.

Asimismo, coordinarán a la brevedad una reunión con la Comisión de Energía del Congreso Nacional, a fin de exponer estos y otros asuntos relacionados y hacer un público llamado a los legisladores para que subsanen a la brevedad esta situación y que, en el ejercicio de sus potestades, impidan que nuevamente el costo de renovaciones en el mundo privado sea “tan burdamente traspasadas a los consumidores”.