Sala de Prensa Municipalidad de Nacimiento

Previous Next

Mujeres nacimentanas aprendieron el arte del “Telar María”

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

*** Forman parte del club de adulto mayor “Nueva Primavera en Mente y Corazón”, y se capacitaron en esta técnica en el marco de una programación de actividades que ha llevado a cabo el Prodesal en Nacimiento.

Una innovadora experiencia vivieron nueve mujeres nacimentanas que son parte del club de adulto mayor “Nueva Primavera en Mente y Corazón”.

Se trata en su mayoría de docentes en retiro que se atrevieron a incursionar en el arte del “Telar María”, gracias a un proyecto financiado con recursos de CMPC, lo que les permitió contratar a una especialista en el tema, formada a lo largo de los años al alero del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de la Municipalidad de Nacimiento, en convenio con Indap.

La usuaria del Prodesal e integrante de la Agrupación de Tejedoras Nacimiento, Neria Peña Castro -residente en el sector de Arinco-, fue la encargada de compartir sus conocimientos en este taller, tras un perfeccionamiento de varios años en la elaboración de piezas en base a esta técnica. Precisamente esto la motivó para dictar el curso a las nueve mujeres, con el objetivo de que pudieran adquirir las estructuras de telares maría, con sus respectivos peines, navetas e insumos.

Dentro de lo aprendido destacan técnicas de urdiembre, montaje de hilos (Tramar), uso de navetas, puntos y aplicaciones en el tejido, y desmonte del tejido. Dicha técnica permitió desplegar toda la creatividad y entusiasmo de las participantes quienes, quienes desarrollaron el curso con responsabilidad y compromiso, al aire libre y a lo largo de 4 sesiones de 2 horas cada una.

Las participantes fueron Miriam Villalobos Avello, Helvia Zabala Leiva, Patricia Gallegos Oñate, Julia González López, Adela Gallegos Oñate, Ana Villalobos Avello, María Oses Rozas, Ana Ríos  Vidal y Elisa Carrillo Suazo.

Se contó con el espacio suficiente para la instalación de los telares, el movimiento holgado de las navetas al momento de tejer la trama, y a su vez mantener las restricciones necesarias de distanciamiento social, uso de mascarilla, uso de alcohol gel y toma de temperatura, entre otros, considerando todos los resguardos necesarios para evitar contagios de Covid-19.

Las participantes lograron elaborar 2 prendas textiles durante el curso, obteniendo pieceras y bajadas de cama, aprendiendo así las técnicas de urdiembre, manejo del telar, tejido y terminaciones.

En tanto, desde el Prodesal se destacó el trabajo de Neria Peña, señalando que “este progreso y logro de la usuaria sin duda demuestra que las constantes capacitaciones, cursos y entrega de transferencia tecnológica obtenida a través del programa Prodesal, han brindado  los frutos necesarios que le han permitido transmitir sus conocimientos como una especialista completa y capacitada en el rubro de artesanías en la elaboración de piezas textiles mediante el tejido en Telar María. Como programa, este logro nos llena de orgullo y entregamos las felicitaciones a la señora Neria, esperando que continúe en este proceso de transmitir sus conocimientos a quienes requieran de su experiencia y servicios como especialista”.

ANTECEDENTES

En el año 2017, un grupo de agricultoras, artesanas y tejedoras se agruparon en el sector Los Castaños guiadas por una de sus pares, Marta Peña, con el fin de rescatar el trabajo ancestral en la elaboración de piezas textiles en base al tejido en telar mapuche.

Es así como año tras año se programaron hasta la fecha, diversos cursos que se han ejecutado como un complemento a esta noble labor, para así perfeccionar y diversificar las elaboraciones mediante el uso de lana de oveja. Dichas actividades han sido programadas a través de la planificación anual de actividades del Prodesal.

Uno de los cursos realizados durante dos temporadas (2017-2018), fue la capacitación en elaboración de piezas textiles tejidas, mediante el uso de Telar María, dictado por la especialista de ese entonces, Gloria Arriagada Cuevas, quien transmitió todos sus conocimientos a las tejedoras en esta técnica, adquiriendo conocimientos en la elaboración de pieceras, ponchos, bajadas de cama y cojines, entre otros.